Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/4/2020
SIETES contiene 92957 citas

 
Ref. ID 100151
 
Tweet
Ettehad D, Emdin CA, Kiran A, Anderson SG, Callender T, Emberson J, Chalmers J, Rodgers A, Rahimi K. Blood pressure lowering for prevention of cardiovascular disease and death: a systematic review and meta-analysis
The Lancet (Lancet)
5 de marzo 2016
Volumen 387 página(s) 957-67

Se realizó una revisión sistemática y metanálisis de ensayos clínicos sobre el tratamiento de la hipertensión arterial y su repercusión sobre la prevención de la enfrmedad cardiovascular.

MÉTODOS: Se incluyeron ensayos clínicos publicados entre 1966 y 2015 en los que hubieran participado por lo menos 1.000 años-paciente de seguimiento en cada brazo.

No se excluyeron ensayos en pacientes con comorbididad, ni tampoco ensayos con fármacos antihipertensivos para indicaciones distintas de la hipertensión arterial.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud del Reino Unido y la Oxford Martin School.

RESULTADOS: Se incluyeron 123 ensayos con 613.815 participantes.

Por cada 10 mm Hg de reducción de la presión arterial sistólica se redujo significativamente la morbididad cardiovascular [RR=0,80 (IC95%, 0,77-0,83)], la incidencia de cardiopatía isquémica [RR=0,83 (IC95%, 0,78-0,88)], accidente vascular cerebral [RR=0,73 (IC95%, 0,68-0,77)] e insuficiencia cardíaca [RR=0,72 (IC95%, 0,67-0,78)], y a una reducción de la mortalidad por todas las causas de 13% [RR=0,87 (IC95%, 0,84-0,91)]. Sin embargo, el efecto sobre la insuficiencia renal no alcanzó la significación etadística [RR=0,95, (0,84-1,07)].

Los bloqueadores ß-adrenérgicos fueron inferiores a los demás antihipertensivos para la prevención de la morbididad cardiovascular, el ictus y la insuficiencia renal. Los bloqueadores de los canales de calcio fueron superiores a otros antihipertensivos para la prevención del ictus. Para la prevención de la insuficiencia cardíaca (ICC), los bloqueadores de los canales de calcio fueron inferiores y los diuréticos superiores a lo demás ntihipertensivos.

Se juzgó que el riesgo de sesgo era bajo a moderado. El valor de I² en las pruebas de heterogeneidad fueron de 41% para la morbididad cardiovascular, 25% para la cardiopatía isquémica, 26% para ictus, 37% para ICC, 28% para insuficiencia renal y 35% para la mortalidad por todas las causas.

INTERPRETACIÓN: Según los autores, la reducción de la presión arterial reduce de manera significativa el riesgo vascular en personas con grados de hipertensión arterial variadas, asociados a comorbididad también variada y en personas con antecedente de enfermedad cardiovascular, cardiopatía isquémica, ictus, diabetes, insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal crónica se debe intentar reducir la presión arterial a menos de 130 mm Hg de presión sistólica.