Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/11/2020
SIETES contiene 93161 citas

 
Ref. ID 100057
 
Tweet
McCarthy M. Erythropoietin stimulating agents do not significantly improve quality of life in chronic kidney disease, study finds
British Medical Journal (BMJ)
16 de febrero 2016
Volumen 352 página(s) i931

Un metanálisis publicado en Annals of Internal Medicine ha mostrado que tratar la anemia de los pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC) con estimulantes de la eritropoyesis para alcanzar niveles de hemoglobina más elevados no mejoró la calidad de vida.

Las guías actuales de práctica clínica recomiendan niveles de hemoglobina de 10-11 g/L. Sin embargo, muchos nefrólogos apuntan a alcanzar niveles más altos, sobre todo en pacientes más jóvenes y con escasa comorbididad, porque creen que, en estos pacientes, concentraciones más elevadas de hemoglobina se asocian a mejor calidad de vida, y que el incremento de la morbimortalidad cardiovascular ocurre solamente en los pacientes de edad avanzada con factores de riesgo cardiovascular.

El citado metanálisis, precedido de una revisión sistemática, incluyó 17 ensayos clínicos en los que se compararan niveles altos con niveles más bajos de hemoglobina con epoetina y darbepoetina, en los que se evaluara la calidad de vida.

Participaron en el conjunto de los ensayos 10.049 pacientes con IRC: 7.616 antesd e entrar en diálisis, 2.387 en hemodiálisis y 46 en diálisis peritoneal. Las variables fueron puntuaciones en la escala de calidad de vida SF-36 (que se compone de 36 elementos) y el Cuestionario de Diálisis Renal (KDQ).

Los resultados no mostraron diferencias estadísticamente o clínicamente significativas entre objetivo de concentración alta o baja de hemoglobina, ni el la escala SF-36 ni en la KDQ.

Los investigadores concluyen: “Las guías actuales de práctica clínica que recomiendan alcanzar concentraciones más bajas de hemoglobina en pacientes con IRC que necesitan tratamiento de la anemia son adecuadas para evitar incrementos de la morbimortalidad a la vez que se mantiene la calidad de vida relacionada con la salud y se limitan los costes de la atención sanitaria… Nuestros resultados no apoyan la individualización de los objetivos terapéuticos de hemoglobina, incluso en pacientes jóvenes”.