Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/7/2019
SIETES contiene 92792 citas

 
Ref. ID 100024
 
Tweet
Cummings SR, Kiel DP, Black DM. Vitamin D supplementation and increased risk of falling. A cautionary tale of vitamin supplements retold
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
febrero 2016
Volumen 176 nº 2 página(s) 171-2

El ensayo clínico de Bischoff-Ferrari et al-100023 demuestra que los suplementos de vitamina D se asocian a un incremento del riesgo de caída. Dos dosis “altas” de vitamina D (60.000 UI de vitamina D3 al mes o bien 24.000 UI de vitamina D3 más 300 mg de calcifediol al mes) dieron lugar a un nivel sérico de 25-hidroxivitamina D (25-OH-D) de 30 ng/mL o más (para convertir en nmol/L se debe multiplicar por 2,496) en un 80% de los participantes, un nivel que ha sido recomendado como el más adecuado para reducir el riesgo de fracturas y para otros efectos beneficiosos.

Sin embargo, en comparación con una dosis de 24.000 UI de vitamina D3 al mes (equivalente a 800 UI al día) las dosis más altas no tuvieron efecto sobre el rendimiento físico de las extremidades inferiores y aumentaron el riesgo de caída.

En un ensayo anterior en mujeres de esta edad se demostró que 500.000 UI de vitamina D al año dan lugar a concentraciones séricas de 25-OH-D de por lo menos 30 ng/mL en la mayoría de las participantes, pero dieron lugar a un aumento significativo del riesgo de caída en un 15% y del de fractura en un 26%.

El ensayo de Bischoff-Ferrari et al-100025 no tenía grupo placebo y por lo tanto no pudo evaluar los efectos del suplemento con 800 UI de vitamina D al día. Sin embargo, en otro ensayo clínico recientemente publicado (Uusi-Rasi et al), se observó que 800 UI al día no tienen efecto sobre la función física ni sobre el riesgo de caída ni de fractura, mientras que un programa de ejercicios redujo el riesgo de caídas con lesión a la mitad. En otro ensayo se observó que 800 UI al día en mujeres postmenopáusicas de menos de 75 años no tienen efecto sobre la función de las extremidades inferiores ni sobre el riesgo de caída.

No está claro si hay alguna dosis de vitamina D que reduzca el riesgo de caídas o de fracturas en personas ambulatorias. Los resultados de varios metanálisis de ensayos clínicos han sido discordantes en cuanto a si los suplementos de vitamina D reducen el riesgo de caída y de fractura en personas de edad avanzada ambulatorias. Por el contrario, los metanálisis han demostrado que en pacientes institucionalizados, 800 UI de vitamina D + 1.200 mg de calcio al día reducen el riesgo de fractura de cuello de fémur y la mortalidad. Estos pacientes deben recibir calcio y vitamina D.

El médico no debe recomendar los suplementos de vitamina D para otras finalidades. No hay pruebas de metanálisis de ensayos clínicos que indiquen que los suplementos de vitamina D reduzcan la incidencia de enfermedad cardiovascular ni la de cáncer. Además, en un ensayo reciente se observó que 1.000 UI de vitamina D al día, con o sin calcio, no disminuyen el riesgo de cáncer de colon ni el de adenoma recurrente en personas con historia de adenoma de colon.

La historia de la vitamina D parece seguir el mismo patrón que la de las vitaminas antioxidantes. El entusiasmo por los beneficios de los suplementos vitamínicos sobre la salud se combina con la creencia de que las “vitaminas” son seguras por naturaleza, y reforzó los resultados de estudios observacionales que mostraban, esencialmente, que las personas más sanas tienen niveles más altos de vitaminas. Después los ensayos clínicos y los metanálisis de ensayos clínicos demostraron que los suplementos de hecho incrementan la mortalidad (ß-caroteno, vitamina E) o no tienen efecto sobre la salud (vitamina A, vitamina C).

La práctica de dar suplementos de vitamina D para alcanzar niveles séricos de 25-OH-D de 30 ng/mL no tiene base establecida en ensayos clínicos para reducir el riesgo de caídas y de fracturas. De hecho, puede incrementar el riesgo de caída. Hasta que no esté sustentada en resultados de ensayos clínicos con metanálisis puestos al día, lo más prudente es seguir las recomendaciones del IOM: que las personas de 70 años de edad o más ingieran diariamente 800 UI de vitamina D, sin necesidad de determinar el nivel sérico de 25-OH-D. Es importante alcanzar los niveles recomendados de ingesta de vitamina D y de otras vitaminas a partir de una dieta equilibrada, con alimentos que la contienen de manera natural.
Citas relacionadas Citas relacionadas 100025